¿Qué leer? 1984

Winston Smith decide rebelarse ante un gobierno totalitario que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento. Consciente de las terribles consecuencias que puede acarrear la disidencia, Winston se une a la ambigua Hermandad por mediación del líder O’’Brien. Paulatinamente, sin embargo, nuestro protagonista va comprendiendo que ni la Hermandad ni O’’Brien son lo que aparentan, y que la rebelión, al cabo, quizá sea un objetivo inalcanzable. Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes y atractivas de este siglo.

 

 

 

1984 / 1984 / George Orwell / Destinolibro / 333 / 2017 / Sobresaliente / Comprar: 7,55 €


George Orwell nació en Montihari (India) en 1903. Cursó sus estudios en Eton y en 1922 ingresó en la Policía imperial de Birmania. Posteriormente, sus experiencias de casi indigencia en París y después como vagabundo en Inglaterra, le dieron el material para su primer libro Sin blanca en París y Londres. De su experiencia en España, sirviendo durante la Guerra Civil en las milicias del POUM, surgió Homenaje a Cataluña. Durante la Segunda Guerra Mundial fue miembro de la Home Guard y colaboró en la BBC y en el periódico Tribune. En 1945 apareció Rebelión en la granja y en 1949 su novela más famosa 1984. Murió en Londres en 1959.

  1. 1984

  • Sin blanca en París y Londres.
  • Homenaje a Cataluña.
  • Rebelión en la granja.

 

`1984`. Novela política de ficción distopica que con la llegada de Trump al poder ha sido catapultada de nuevo al top 10 en ventas. Considerada como una de las obras cumbre de la trilogía de las distopías de principios del siglo XX (las otras dos son: Un mundo feliz de Aldous Huxley y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury) Mediante una trama que presenta semejanza con la sociedad actual (sociedad donde se manipula la información, se practica la vigilancia masiva y la represión política y social) el autor cuenta la historia de Winston, rebelde que decide enfrentarse a un gobierno totalitario y opresor que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento. George Orwell elabora desde su escritorio un maquiavélico sistema de gobierno con lengua propia – la neolengua – que resulta autentico y lo que es peor, posible, sí, llega a rozar lo posible, no resulta descabellado pensar en un quizás, tal vez, podría ser… Quién sabe, pero tal vez en un futuro nos veamos maniatados por algo similar o peor. Con reflexiones poderosas que se instauran en nuestra mente como huéspedes en un hotel sin fecha de desalojo, su lectura resulta inspiradora en términos asfixiantes: En un mundo donde los grandes mandatarios manipulan de manera minuciosa todos los hechos acaecidos a lo largo de los años, resulta muy difícil discernir qué es verdad, qué es mentira, si de verdad ocurrió o si todo es fruto de la imaginación. En un mundo donde la riqueza de nuestra lengua es quebrantada por un virus de nombre neolengua que busca recortar palabras para que así sea imposible expresarse correctamente. En un mundo donde el solo hecho de pensar puede llevarte a prisión, donde el sexo se ha vuelto mecánico como un engranaje que forma parte de la maquinaria para engendrar bebés y traerlos al mundo, donde tu hijo de seis años sin miramientos sería capaz de denunciarte al Partido, en un mundo en perpetua guerra, en un mundo así, solo los tontos sobreviven.

“Le daría latigazos con una porra de goma hasta matarla. La ataría desnuda en un piquete y la atravesaría con flechas como a san Sebastián. La violaría y en el momento del clímax le cortaría la garganta. Sin embargo se dio cuenta mejor que antes de por qué la odiaba. La odiaba porque era joven y bonita y asexuada; porque quería irse a la cama con ella y no lo haría nunca; porque alrededor de su dulce y cimbreante cintura, que parecía pedir que la rodearan con el brazo, no había más que la odiosa banda roja, agresivo símbolo de castidad”.

La historia gira entorno a un hombre que se rebeló contra el Gran Hermano, un gobierno totalitario y opresor que castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento.

En lo que respecta a los personajes, tenemos como protagonista a Winston, un trabajador de Verdad del Partido Exterior que piensa demasiado y en este mundo, cuanto menos pienses y recapacites los hechos mejor. Es peligroso pensar, tan peligroso que el solo hecho de pensar puede llevarte a prisión, prisión que le resbala a Winston, tal vez por el mero hecho de más vale vivir libre unos instantes que eternamente preso. Rebelde, junto a Julia, se saltan las normas a espaldas de Gran Hermano, pero cómo darle la espalda a un gobierno que tiene ojos en todos lados. Julia se presenta como una camarada con la insensatez propia de la edad. Pelea contra el estado mediante el sexo.

En lo que respecta a la narración, nos situamos a la espalda de Winston como sombra o ente omnipresente. Desde arriba, presenciamos la vida de Winston, un trabajador de Verdad del Partido Exterior quien desde el principio hace notar al lector su disconformidad con el sistema, con lo que les están vendiendo, su incredulidad a la hora de creer a pies juntillas todo lo que le cuentan. He así como seremos espectadores del conflicto moral y ético de Winston y de su rebelión contra un sistema comunista y antidemocrático que le hace sentir prisionero. Lleno de apoteósicas reflexiones, ingirió un miedo atroz que llevo a toda una generación a temer el esperado año 1984. Sátira dividida en tres partes y a su vez subdividida en capítulos sueltos llena de metáforas que enlazan con nuestro mundo, tal vez no estamos tan lejos como creemos de ser protagonistas de nuestro propio 1984. Al final, obtenemos un apéndice donde el autor rebela al lector que ha sido del futuro del lenguaje.

“…si pudieran darse cuenta de su propia fuerza, no necesitarían conspirar. Les bastaría con encabritarse como un caballo que se sacude las moscas. Si quisieran podrían destrozar el Partido mañana por la mañana”.

La novela transmite una serie de valores y enseñanzas como la historia está repleta de medias verdades; El pueblo no debe temer al gobierno, es el gobierno quien debe temer al pueblo; La ignorancia da poder al diablo; La libertad es un derecho universal que debemos proteger con el fin de que este nunca se quebrante por el yugo del poder de unos pocos; Lo importante no es mantenerse vivo, es mantenerse humano; Cuanto más se desvié una sociedad de la verdad, más odiara a aquellos que la proclaman…

Contexto: 5/5 Escritura: 5/5 Personajes: 5/5 Portada: 5/5

 

Conclusión:  Control social, dictadura, realidad y violencia

Lo mejor: El sistema de gobierno tan asfixiante que ha engendrado.

Lo peor: Ese halo de pesimismo.

Le encantara: A aquellos que disfrutaron leyendo Un mundo feliz de Aldous Huxley y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury.

la-libreria-de-los-finales-felices-1024x768 
Escrito por: Maridelibro Administradora Mi nombre es Marí, aunque también soy conocida por mi seudónimo Maridelibro, la chica de las mil caras y portadas. Soy bastante friki, rara o como lo queráis llamar "especial". Me gusta viajar, conocer gente, la adrenalina, hacer deporte - kayak, barranquismo, puenting, yoga... -, ponerme a prueba - los retos me dan la vida - leer y escribir. Me considero muy fan de Johnny Depp y Angelina Jolie y por supuesto, adoro el séptimo arte y todo lo que esté relacionado con ello. ¡Me encanta el merchandising! Además, también me puedes encontrar tanto en la fería del libro, como en un congreso de videojuegos o en fin, en un salón del manga. Facebook / Twitter / Correo

 

 

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Cristina dice:

    ¡Hola! Intenté leer este libro hace mucho tiempo, pero creo que era demasiado joven para él y no comprendí mucho (tampoco pude temrinarlo, la verdad). En cambio, leí el de Fahrenheit 451 y sí que me gustó (aunque su adaptación cinematográfica es un poco rara-antigua). A ver si ahora que ha ‘resurgido’ de sus cenizas vuelto a intentar leerlo y lo entiendo ^^

    ¡Besos!

    • Maridelibro Maridelibro dice:

      Intenta leerlo de nuevo, tal vez no pudiste terminarlo porque no lo pillaste en un buen momento. Te animo a hacerlo, por mi parte, intentare leer Fahrenheit 451 , lleva en mi lista de pendientes mucho tiempo.

  2. Saru dice:

    Un libro que te cala hondo, aún tengo pesadillas con la película, que nos la pusieron en clase de filosofía… aun así, confieso que soy más de Un mundo feliz.
    ¡Besotes!

    • Maridelibro Maridelibro dice:

      Un mundo feliz lo tengo pendiente, espero poder leerlo antes de que acabe el año. Por otra parte, la película aún no la he visto. Cuídate Saru.

  3. Paseando entre páginas dice:

    Un clásico que tengo muy pendiente, a ver si termino de animarme. Me alegra ver que te ha gustado tanto.

    Un saludo,
    Laura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *